ENVIOS GRATUITOS A PARTIR DE 60€ 942255054 info@fernando-santamaria.com

Fuente: verdecora.es

Uno de los grandes olvidados de nuestro jardín cuando acaba la época estival es el césped. Debemos saber que aunque en este periodo se frene su crecimiento, es necesario hacer unas labores mínimas que nos ayudarán a llegar a la primavera con un césped más sano.

El mes de octubre suele ser por su climatología, ideal para la realización de siembras y resiembras. En céspedes con poca densidad podemos aprovechar este tiempo para resembrar con semillas tipo Renova o Jardín, la primera a base de Lolium perenne (3 variedades), la segunda también con Lolium perenne además de un 40% de Festuca rubra. Si nuestro césped tiene malas hierbas, sería conveniente aplicar un herbicida selectivo tipo Horma antes de la resiembra.

En cuanto a la siembra de un nuevo césped, podemos emplear mezclas como Multiclass, Multirustic o Strong. Si lo que buscas es un color verde intenso en tu césped, Strong es la mejor elección. Cualquiera de estas mezclas son fuertes y resistentes, además de tener una elevada calidad estética en el caso del Multiclass.

El abonado es fundamental para preparar la superficie de cara a la estación invernal. Un programa de abonado correcto y óptimo con fertilizantes del tipo Fertop Proturf 12-5-20+2CaO+2M para jardines de hasta 150 m² o Sportsmaster CRF MINI 10-5-21+2 MgO+Fe 2-3 M para jardines más grandes,  aportará un nivel adecuado de nutrientes, disminuirá la sensibilidad de las plantas al estrés térmico invernal y fomentará la regeneración vegetativa en primavera. El nitrógeno y el potasio juegan un papel fundamental en este sentido, actuando el nitrógeno principalmente sobre el crecimiento y la densidad de las hojas, y ofreciendo el potasio al césped una resistencia mayor a las bajas temperaturas.

En ocasiones nos encontraremos también con la aparición de musgo que se instalará en nuestro jardín si tenemos zonas sombrías, más húmedas y con menos densidad de césped. Esta situación se puede mejorar aplicando periódicamente un abono antimusgo como nuestro fertilizante Fertop Antimusgo 11-5-5+8Fe para jardines de hasta 150 m² o Greenmaster Pro-Lite Cold Start 11-5-5+8+Fe  para jardines más grandes,  con alto contenido en hierro en las zonas afectadas. Permitiendo así una fuerte coloración y ayudando con el nitrógeno a cerrar las manchas de musgo. Otro producto a tener en cuenta en la lucha contra el musgo es el Sulfato de  hierro antimusgo Fertop en pequeño formato o el Sportsmaster WSF Water IRON 19,5% Fe, ambos a base de sulfato de hierro para diluir en agua y pulverizar, funcionan francamente bien y a un precio asequible.

Es conveniente además de la fertilización, cortar el riego o reducirlo siempre que sea necesario y retirar las hojas secas para evitar que se descompongan sobre el césped previniendo así la proliferación de hongos.

Con estas sencillas labores conseguiremos que nuestro césped llegue a los meses primaverales en las mejores condiciones.