La agricultura biodinámica es un método de agricultura ecológica que se inició en 1924 en la actual Polonia y está basada en las teorías de Rudolf Steiner.

Como en otras formas de agricultura ecológica, se evita el uso de fertilizantes, pesticidas y herbicidas industriales. La agricultura biodinámica considera que los astros influyen en el suelo y desarrollo de la planta por eso atiende a un calendario propio en el que se tiene en cuenta que ritmo de la luna es el más apropiado para la siembra, cultivo o cosecha.

Este tipo de agricultura apuesta por la integración de los cultivos y la ganadería, el trabajo sano, fuerte y equilibrado para el control de plagas, el reciclaje de nutrientes y ayuda a la fertilización utilizando preparados biodinámicos y preparados de abonos orgánicos a base de plantas como las flores de manzanilla, diente de león, ortigas, cola de caballo, etc… En cuanto a la producción de semillas, fomenta el uso de variedades locales tradicionales.

A pesar de las numerosas críticas que recibe, hoy en día, se practica en cincuenta países y algunas empresas del sector ya están sacando al mercado productos registrados por Démeter aptos para agricultura biodinámica, por ejemplo CORDIAL (Piretrina 1,9% p/v) de la casa MASSO.